Socavones

sábado, 22 de octubre de 2011

A veces en la vida hay bombardeos, y lo peor de la refriega es seguir con la funcionalidad obligatoria cuando por dentro llevamos, humeante, el campo de batalla. Cuando, sin verlo nadie, vestimos jirones y ya ha pasado el tiempo de las palmadas en la espalda y las medallas. No sé qué hacer, no tengo ni idea, qué puedo hacer, para ayudarte a rellenar, desde ya, ese inmenso socavón que sé que tienes justo en el epicentro de todas tus acciones. Con el tiempo lo cubriremos. Sé que no te faltarán manos para construir un jardín justo en el lecho del cráter.



1 comentarios:

Yvette 23/10/11 2:46  

Siempre me conmueves. No tienes que hacer nada, ya sé quién eres y eso ayuda. Te abrazo, mi ángel guardián.

ShareThis

Sobre mí.

Copia, si quieres, pero méntame.

Licencia de Creative Commons

Visitas

  © Blogger template Writer's Blog by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP