Usuario (des)conocido

martes, 25 de septiembre de 2012

Fue ayer, frente a la edición digital de un periódico. Un ataque de borreguismo al leer que Facebook había publicado una pila de mensajes privados me llevó de cabeza a mi cuenta. No es que tuviese guardadas conspiraciones para derribar gobiernos (aunque hoy apetece, no digo que no) y con 45 contactos que tiene una tampoco era para tanto, pero el pudor de ver mis miserias mundanas al aire me llevó a hacer una limpia. Iba eliminando mecánicamente dos pantallas de quedadas, algún cotilleo, saludos desde Alemania y enlaces con la hermana pequeña cuando me quedó el último, del 4 de enero del 2011, solo, en la última página. Sin foto ni nombre, porque ese amigo ya no está en Facebook, pero sus huellas siguen ahí. Va a hacer un año que dejó de estar con nosotros. Dicen que Internet tiene memoria, y para bien o para mal lo que entra en la red se queda en la red. El invento de Zuckerberg me devolvió un recuerdo que tenía olvidado y no quise borrarlo. Hola, me he acordado de tí porque... Gracias Alain, mensaje recibido. 

Message in a bottle founded in Trouville Beach (Normandy) the 10 March, 2005
http://www.conwasa.demon.co.uk



2 comentarios:

Yvette 25/9/12 14:25  

Gracias. Llorando...

Deborahlibros 26/9/12 7:58  

Aquí no habita el olvido :-) Abrazo enorme.

ShareThis

Sobre mí.

Copia, si quieres, pero méntame.

Licencia de Creative Commons

Visitas

  © Blogger template Writer's Blog by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP