Los caídos

jueves, 26 de abril de 2012

Mi padre se termina todos los libros que abre. To-dos. Su hija no heredó -precisamente- semejante paciencia. También es verdad que con algunos elegidos, los menos, tras ese abandono visceral y repentino al que los someto, lo intento en otro momento, porque soy mucho del "momentico" que cada libro tiene predestinado en nuestra azarosa existencia; mi ejemplo más memorable fue nada menos que García Márquez a los dieciocho años, cuyo coronel vólo literalmente dos metros desde mis manos hasta la colcha de la cama tras leer la primera hoja. A los veintiséis no podía bajarme del avión en el que me lo leí del tirón en un Lisboa-Azores. Por si alguien quiere probar, da el tiempo justo. Otra cosa es bajar del avión con el shock puesto. Pero son más los caídos que jamás tuvieron una segunda oportunidad. Paul Bowles y su Cielo protector, sólo recuerdo párrafos más largos que un día sin pan describiendo una mancha en la pared, aquello era un auténtico ladrillo. El primer volumen del Cuarteto de Alejandría que tan bien nos lo habían vendido en clase de literatura universal... se fue para no volver en apenas diez hojas. El Ensayo sobre la ceguera de Saramago cayó en menos. Y aproximadamente a la misma velocidad, por motivos distintos, La sonrisa etrusca de Sampedro. Hasta hoy serán legión, he perdido la cuenta. Ya perdonarán, en la guerra por encontrar lecturas que movilicen mis cimientos no tengo tiempo de honrar a los caídos en combate. 

GGM. Fotografía: Daniel Mordzinski. 

6 comentarios:

Francesc Bon 26/4/12 21:59  

Reconozco actuar al respecto con una lógica matemática. Si el libro es corto hago lo posible. En el caso del coronel, pecho y acabó gustándome bastante. Pero también tengo una extensa lista de bajas, con casos que me avergüenzan. Bellow, DeLillo, Oé. Gracias a las bibliotecas públicas eso no me ha arruinado. Aún así, como sabrás, si lo acabo, lo reseño, y ahí que dios reparta suerte (en minúsculas, como el rey: ateo y republicano que es uno.)

Deborahlibros 27/4/12 9:45  

Sí, sí, gracias a la bibliotecas públicas, ahí le has dado...Yo con DeLillo me he atascado en el segundo que elegí de él, el primero me gustó bastante. Creo que escribe muy bien pero me cuesta digerirlo. Estoy hablando de Ruido de fondo. Pienso volver a intentarlo... "en otro momento". ¡Gracias por pasarte por aquí!

Francesc Bon 27/4/12 10:49  

Ruido de fondo ; su obra magna, alcancé hasta la 70 y me retiré avergonzado.
Lo siento, pero soy un pessaaaaoooo (y estoy triste por lo de Guardiola, sé comprensiva)... cuando podré leer tu opinión sobre Estrella distante ??

Deborahlibros 29/4/12 0:13  

Lo de Guardiola no sólo lo comprendo, qué te voy a decir... pero la estrella... no te voy a contar mi vida ("pa' qué") pero cuando digo que tengo atasco me refiero a la operación salida de Semana Santa, aprox. :)

Propílogo 3/5/12 1:51  

Bueno, aceptar que uno tiene su "momentico" es dejar una puerta abierta, y eso es bueno. De todos modos, siempre es mejor estar orgulloso de lo que uno lee, más que avergonzarse o arrepentirse de lo que no se ha leído.
PD, volví ayer a "mequierovivir", y me llevé una edición genial de tres cuentos de Saki ilustrados por mi profesor de dibujo. Ahí queda eso.
Saludos.

Deborahlibros 3/5/12 11:41  

De "mequierovivir" CASI todo es bueno. El "casi" va por todo lo de Murakami que atesoran... ejem. Yo encontré allí el de Víctor Balcells, "Yo mataré monstruos por tí", altamente recomendable para alguien a quien le van los (micro) relatos... y no quiero mirar a nadie... ¡Saludos!

ShareThis

Sobre mí.

Copia, si quieres, pero méntame.

Licencia de Creative Commons

Visitas

  © Blogger template Writer's Blog by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP