Mamá, quiero ser danesa.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Trabajo en una ONG que se dedica a dar servicios -que el Gobierno no da y que por ley debería- a personas con una determinada discapacidad. Como el Gobierno no da esos servicios subvenciona a esta ONG para que existan. También ha recortado alrededor de un 34% las subvenciones para esta  (y otras) ONG sin ánimo de lucro en los últimos años, es que ha habido una crisis muy fuerte, ya comprenderéis. Funcionamos con subvenciones públicas, alguna privada y un pequeño porcentaje de fondos propios. Este año el Gobierno de Navarra nos mandó una carta certificada, -está enmarcada y guardada- porque había algo que no cuadraba en las justificaciones. Había unos 45 céntimos de una zona azul del año anterior que no se habían justificado, faltaba un ticket. Era un "a ver de qué vais". A mí no me sentó mal per se. Me gusta, me encanta,  me vuelve loca que la Administración sea rigurosa con el dinero de todos. Me da seguridad y confianza en las instituciones democráticas: la res publica está a buen recaudo, bien gestionada. Así nadie puede pasarse de la raya y apropiarse de lo que no es suyo. No me digáis que no es fantástico. 0'45€. Presentamos el ticket. Estaba guardado. Les dijimos que lo sentíamos mucho y que no volvería a pasar. 

1 comentarios:

Ana Blasfuemia 9/11/14 5:39  

(que conste que no comento porque lo que diría sería: sin comentarios) (es de las cosas que se comentan solas)

ShareThis

Sobre mí.

Copia, si quieres, pero méntame.

Licencia de Creative Commons

Visitas

  © Blogger template Writer's Blog by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP